El sector restaurantero y de alimentos condimentados en el estado de México hizo un llamado a fortalecer las medidas de sanidad y cuidado con el fin de evitar un nuevo cierre en las operaciones de los negocios establecidos en todo el estado y que sería un grupo un golpe mortal para miles de unidades económicas.

Mauricio Massud Martínez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados en el estado de México (Canirac) refirió que si bien se ha notado un incremento en el número de contagios durante las últimas semanas, las condiciones para los prestadores de este tipo de servicios y sus clientes se mantienen con estadísticas similares a las del año anterior, es decir, el índice de contagio no supera el 1% de los colaboradores.

“No lo veo como un cierre de negocios, pero si como una escalada complicadísima, enero normalmente para el sector era un mes en que aún teníamos una buena dinámica de venta, porque muchas personas realizaban las reuniones que no pudieron llevar a cabo en el mes de diciembre, este enero si se ve como una cuesta complicada».

Y es que explicó, hay varios factores que han intervenido en este proceso, el primero es que ante el incremento de contagios muchas personas han decidido volverse a resguardar en sus hogares y evitar salidas en donde puedan concentrarse un mayor número de personas.

Otro es las condiciones de incremento  en los precios derivado de la inflación, así como el aumento generalizado del salario mínimo del 22%.

Indico qué Canirac estará fortaleciendo su programa “Mesa Segura» que lleva a cabo desde 2020 con el objetivo de minimizar los riesgos de contagio y de esta manera permitir que sigan en operación pero salvaguardando el bienestar y salud de sus comensales y trabajadores.